Una lavadora es un artefacto de gran valor y reconocimiento por acatar tareas de lavado y secado juntas, sus funcionalidades son en algunos casos sobresalientes y una que otra innova con adiciones de control remoto, pero lo que realmente importa y percibe el consumidor según sus necesidades es su clasificación en tres tipos distintos.